18 Nov 2020

Adiós al sobre de Gmail

Jennifer Volmer, Co-Head of Strategy New York, explica en Media Post por qué que Google se deshaga el sobre de Gmail es un éxito para el diseño UX. 

Jennifer Volmer, Co-Head of Strategy, Nueva York

El lanzamiento por parte de Google de su nueva entidad de productividad, Google Workspace, no es el resultado de un nuevo desarrollo de producto. 

Sus aplicaciones y herramientas digitales para trabajar desde casa han sido, durante mucho tiempo, parte del paquete de productos de Google. Sin embargo, el cambio de marca nos muestra que Google está evolucionando como resultado del cambio cultural que sucede a nuestro alrededor. 

Dentro de la categoría de Workspace, los cambios de marca y diseño se han acelerado debido a los cambios en los hábitos y la creciente digitalización en los lugares de trabajo. Algo que ya estaba sucediendo mucho antes de la pandemia actual, pero que se ha visto acelerado por ella. 

Sin embargo, mientras que la cultura del trabajo parece estar cambiando, el problema para las marcas es que la opinión de los usuarios a menudo no se equipara con el cambio. La reacción inicial a que Google abandonara el sobre de Gmail a favor de una 'M' más abstracta fue de confusión y frustración. 

Slack estuvo en la misma situación el año pasado. Mientras crecía como una herramienta de trabajo para la colaboración, buscaba evolucionar su posicionamiento con un diseño que lo reflejara, así que, con un nuevo logo, salió a la luz solo para ser recibido por una ola de críticas negativas. 

Esta frustración del usuario proviene en última instancia de nuestra familiaridad y apego a los productos. Pero, a pesar de la indignación inicial, en los últimos años la gente se está adaptando al cambio más rápidamente debido al ritmo, cada vez mayor, de la aceleración digital. 

Con muchos de nosotros pasando de espacios de trabajo físicos a virtuales, nos sentimos más cómodos con cambios rápidos. 

Es más, como usuarios de productos digitales, hemos tenido que acostumbrarnos a adaptarnos a la evolución constante de los medios digitales durante la última década. 

Esto significa que, por lo general, nuestros sentimientos no son permanentes. Bien lo sabe Slack después de descubrir que el 73% de los usuarios dijeron que preferían el rediseño cuando se les preguntó una vez el alboroto había decaído. En todo caso, el hecho de que a la gente le importe muestra cómo de conectados están con estas marcas. 

Para Google, es esta facilidad para aceptar el cambio acelerado lo que rápidamente sofocará todas las preocupaciones que han surgido. 

Pero más que eso, también se ve reforzado por el hecho de que la fuerza de su valor de marca crea su propio sentido de familiaridad en el diseño para los usuarios y, en última instancia, proporciona una solución para nuestro entorno cada vez más digital. 

El cambio de nombre de G Suite a Google Workspace representa el agrupamiento de los productos para el trabajo para crear un entorno más colaborativo y creativo. 

Esto invita al usuario dentro del producto porque mientras seguimos trabajando en remoto, se trata menos de las aplicaciones que utilizamos y más de los espacios de trabajo en los que estamos. 

En nuestro mundo en remoto, el concepto de integración es atractivo para el usuario porque agrega flexibilidad y facilidad para acceder y utilizar las conexiones entre los productos.

Lo que Google está haciendo con su logo y diseño UX en todo su porfolio refleja esa integración. 

Reemplazando los micro detalles como los colores separados o la iconografía individual para cada aplicación con los macro elementos de diseño como la paleta de colores de Google, genera valor en el ecosistema de Google. 

La simplicidad de los iconos y la experiencia de usuario le servirán bien a Google, y esto se puede aplicar todas las marcas. Es poco probable que los usuarios cotidianos se eduquen sobre el propósito de una marca y cómo se conecta con los elementos visuales. 

La claridad en el diseño del producto y la experiencia debe, por tanto, convertirse en la explicación del cambio realizado por la marca. La visión de Google es para un futuro donde el trabajo sea cada vez más flexible y conectado, por lo que el desarrollo de una interfaz de usuario simple significa que la visión se refleja en la experiencia. 

Simplificando los visuales y la interface del producto, los usuarios pueden entender rápidamente que Google ofrece soluciones para la falta de conexiones físicas y está facilitando la creación a través de la colaboración, estemos donde estemos. 

A medida que entramos en una nueva era de trabajo, no tardaremos en apreciar la experiencia conectada que ofrece Workspace y el famoso sobre de Gmail se convertirá en un grato recuerdo de los correos electrónicos del pasado. 

Publicado por primera vez en Media Post